Crèdits

Compuesto, grabado, producido, mezclado, sufrido y disfrutado por el Chico, con las ganas y las notas de la Espina en el Costado (Guillermo, Abús y Aleix). Gracias también a los chicos de Bankrobber (Marçal, Xavier, Jordi y Ramon) por dejarme hacer un disco a mi manera y a mi ritmo y no ponerse nerviosos. Y a la familia y amigos, que aunque a veces no responda o me dedique a desaparecer, cuando los tengo delante siempre son lo más importante. Gracias al paro por permitir a los que no somos ricos poder estar tres meses grabando. Gracias a Robert Tagarro, Jordi Brugués y Rober Hernández de los estudios Costa Roja por concederme todas las noches del mundo para ir tejiendo poco a poco “Sol y sombra” en la soledad de una masía en el campo. Gracias a todos los que pasasteis por ahí y al Xiro, por la compañía y los arañazos. Gracias a la Mercè, por el piano de cola y la reverb gótica del siglo XIV. Gracias a Oriol Malet por volcar toda su locura y trazo en los dibujos que abrigan a las canciones. Y gracias también a la chica que casi aguantó con todo esto (que es mucho aguantar).
No doy las gracias a los quilos que se fueron de mi cuerpo por abandonarme cuando más los necesitaba, ni al día, porque no lo frecuenté.

Grabado durante las noches de la primavera del 2006, entre Sant Julià de Ramis, Girona, Barcelona, Vallcarca y la Bisbal por: Rubén Pozo Usieto : voz, silencios, gritos, susurros, guitarras (para esta ocasión la Novia, la Amante, la Edgarda y la Catalana), algún bajo, sintes y cajas de ritmo, rebaba libanesa (¡gracias Raúl!), grabaciones de campo, palmas y más cosas que no recuerdo. Guillermo Martorell: guitarras eléctricas, piano en “Dos años”, “Las letras” y “La madre de lejos”, xylófono en “Dejar hacer” y Juno 60 torturado en “Motores”. Agustí "Abús" Busom: bajos gordos, guitarra tormenta en “El rapto”, consejos, paciencia y sabiduría al otro lado del cristal. Aleix Bou: baterías, bombos, golpes, cajas y redobles. Jordi Lopete: cajón Azahar, bongos y pandereta en “Dejar hacer”, congas y bongos en “Carreteando” y “La dulce aceleración” y triángulo en “Antorchas por las plazas”. Richie Álvarez: Hammond rasposo en “Motores” y “La dulce aceleración”. Carles Sanjosé: voz a lo Sanjosex y guitarras españolas en “Carreteando”. Duncan Cowell: masterizador de mis desastres. Oriol Malet: dibujos, caricaturas y deformación fidedigna de la realidad. Ramon Ponsatí: puso los colores y las letras en su sitio, vamos, que lo diseñó.

Me vuelvo a hacer canciones, si te han gustado compártelas por ahí, si no te han dicho nada regala este disco, poseer es absurdo, crea obligaciones, la obligación de guardarlo ordenado, de no perderlo, de conservarlo y que no se estropee... ¡gracias por comprar un Sol y sombra!

 

Nota de premsa original (2006)

"Que muera el civismo a manos de la libertad"

Al crit de “¡Barcelona es aburrida!” arriba Rubén Pozo amb el seu segon elapé. Sol y sombra presenta un grapat de cançons personals i a la vegada transferibles, on la persecució de la pròpia llibertat és el denominador comú.

Són cançons de recerca i de fugida, d'esperances que arriben i d'amors que se'n van, la velocitat de la carretera i la brisa del pati del darrere. El teu door i el meu. Són les veritats quotidianes d'un lletrista sincer i directe que a cada cançó regala una sentència d'aquelles de gravar amb foc.

L'anterior disc del Chico, Tú rompió mi corazón, era un riu de pop lluminós amb paraules ferides. Troba el seu estuari a "El rapto", una cançó que marca el punt de referència del nou disc, la serenitat que posa el sol i l'ombra al lloc que els correspon. És un dels punts clau del disc junt amb "Antorchas por las plazas", un torrent d'imatges sobre aquesta Barcelona que s'ha tornat avorrida. Un altre moment destacat és "La vida", compendi de veritats cícliques que no es podia dir d'una altra manera.

El Chico forma part d'una nova generació de cantautors arribats del pop, dotats de sava nova i de les idees més dispars. Són la versió contemporània dels antics trobadors. Cadascun amb les seves peculiaritats i manies, buscant el propi camí. Tots donen la cara a les portades. Tots es reconeixen en l'ombra de Dylan. Es responsabilitzen de la seva música i eviten deixar-la en mans de mercenaris. I demanen silenci quan es posen a cantar. En aquest ramat hi trobem des de Nacho Vegas o Josele Santiago fins a Refree, Quique González, Remate, Lapido, Santi Campos o Iván Ferreiro. I entre tots ells, El Chico Con La Espina En El Costado.

 

Lletres

El rapto

Me empujó y me dijo: "no te olvides de vivir".
Tambaleándose el castillo se quedó.
Sin dirección, sólo intuición,
eché las puertas para huir y no volver.

No puedo con todo, no, no puedo más,   
tendré que aprender a volver a empezar.
No puedo con todo, enséñame a vivir,    
tendré que aprender a volver a empezar,
tendrás que enseñarme a volver a empezar.

Y entonces pasó, apareció,
las nubes se abrieron, todo era de color,
cantantes crepusculares bailan el primer vals,
repletos de ganas de beber  
del agua que da la vida y que calma la sed.

No puedo con todo, enséñame a vivir,
tendré que aprender a volver a empezar.
No puedo con todo, enséñame a vivir,
tendrás que enseñarme a volver a empezar,
tendré que concentrarme en volver a empezar,
tendré que aprender a volver a empezar.
Borrón y cuenta nueva, esperanza y verdad.


Antorchas por las plazas

Que muera el civismo a manos de la libertad,
que salgan de sus casas a tomar esta ciudad.
Aquí en los bares no hacen ruido, se mata vida en las casas,
nadie entra en vida ajena, Barcelona es aburrida.
Y por las noches, cuando el metro para y busco por las plazas,
dejan de sonar sirenas, empiezo a notarme el pulso.

Casualidad, casualidad estás aquí,
estás aquí oh mírame, mírame no eres de aquí,
seamos la patria de los dos,
seamos la patria entre los dos,
seamos la ley entre los dos.

Y en cada bailoteo torpe, en cada bailoteo extraño
se ocultan frases atrevidas con proposiciones guarras.
Y toda la verdad del mundo se reduce a verte cerca,
y por la noche, cuando el río suena agua lleva en las mangueras.

Casualidad, casualidad estás aquí,
estás aquí oh mírame, mírame no soy de aquí,
seamos la patria de los dos,
seamos la patria entre los dos,
seamos la ley entre los dos.

Y a esto a lo que yo te invito, a pasar las noches sueltas,
y si ves que te gustan a pasar las noches juntas.
Ven te invito a mi patio, hazte un hueco entre las hojas,
ponte un vestido de hiedra y baila, baila para mí.

Casualidad, casualidad estás aquí,
estás aquí oh quédate, quédate, quédate, quédate.

Seamos la patria entre los dos.
Seamos la patria entre los dos.
Seamos la patria entre los dos.
Seamos la ley entre los dos.

Carreteando

Llevo una vida bien rara vivo en un coche en fin de semana,
carreteando por la nacional, dando tumbos, huyendo de aquí.
Llevo galletas, comidas en frascos, cámaras, papeles y cartas.

Y busco un lugar apartado, donde tocar y echar unos humos,
busco un lugar apartado, donde pueda sentirme libre
y hacer siempre lo que quiera.

Y soy feliz así, de tumbo en tumbo de aquí para allí,
yo soy feliz así, recorriendo caminos sin rumbo.

Llevo una vida bien rara llevo la casa a cuestas conmigo.
Me gusta sentirme libre aunque ya no quede nadie libre.
Y vivo intentando no tener que depender de nadie nunca más,
nunca más.

Y soy feliz así, de tumbo en tumbo de aquí para allí,
yo soy feliz así, recorriendo caminos sin rumbo.

Olvidando caras y nombres, lugares, pueblos y citas,
las casas de familiares y todo lo que toca hacer.

Ascua y lumbre, carretera y manta,
no hay nadie por aquí que indique dónde ir.
Y tengo todo el tiempo ocupado en pensar
que esto está bien pero sería mejor si al lado
alguien dijese que ya es hora de volver atrás.    

Y soy feliz así, de tumbo en tumbo de aquí para allí,
yo soy feliz así, recorriendo caminos sin rumbo.
    
Llevo una vida bien rara.

La vida

El día y la noche va a empezar,
lo bueno y malo va a empezar,
también tu amor empieza ya,
si empieza tiene que acabar.

Deja de pensar en el final,
es mejor vivir en lo fugaz,
si acaba volveré a empezar,
si acaba volveré a empezar.

Las nubes negras ya se van,
las vemos negras cuando eran luz,
supongo que ya volverán
como vuelve siempre el frío aquí.

El día y la noche acabaran,
lo bueno y malo acabará,
también tu amor acabará,
entonces volveré a empezar.

Si acaba volveré a empezar.
Si acaba volveré a empezar.

Dejar hacer

Caminando en la luna me encontró,
convirtiendo mi vida en un ciclón,
cortando rosas rojas al andar,
enterrando a su paso la razón.

No sabe cuantas mentiras le quedan por oír.
No sabe cuantas verdades, pero hay que saber buscar.

Y aún cree en un mundo mejor,
aún cree en un mundo mejor.
Cree en un mundo mejor.
Mejor.

Espero que la ruina y la ilusión
no te dejen recapacitar,
que sigas siendo siempre emoción,
que nunca sepas qué quieren decir

palabras como utopía o peor ésa que es dudar,
que valga mucho la pena vivir y dejar hacer.

Y abrir las puertas dejar que entre el sol,
abrir las puertas dejar que entre el sol.
Las puertas y que entre el sol,
el sol.

No dejes de ser un faro al andar,
de ser un faro al andar.

Contigo el mundo entra mejor.

La chica que quise

La chica que quise va a la escuela,
espera en la puerta del colegio.
No me ha visto y sé que no me quiero ver.
Aparca el familiar en doble fila
mientras ordena su vida.

Yo hubiese podido empujar carros contigo,
y enseñarte la felicidad del caos,
pero si un día es igual que el siguiente,
es que ese no era mi asiento.

Te quise, suerte que ya no.

Motores

Te doy la espalda a ciento veinte por hora,
ojos vidriosos, no veo bien por donde voy.
El pie no pisa, se deja lleva por ti,
no queda nada en el retrovisor.

Ni un adiós, ni una explicación, no, no,
sólo letras sin pagar.
Ni tu culpa ni mi error,
sólo letras sin pagar.
 
Los trastos viejos
de cajones y armarios son errores,
se quedan siempre a molestar.
Carta de ajuste, y aún cambia los canales,
no queda nada, no queda nada ya.

Ni un adiós, ni una explicación, no, no,
sólo letras sin pagar.
Ni excusas, ni perdón,
sólo letras sin pagar.

En los cruces acelero y no tengo dónde ir.
Luces largas, cristales abajo, oigo motores rugir.
La vida eterna entera vuelve a empezar,
a empezar, a empezar.

Direcciones prohibidas

Ya no quedan muchos que no carguen banderas,
y yo sólo quiero ser un poco de todo, empezar a ser libre.

He andado mucho, sin rumbo fijo,
y yo sólo quiero andar sin objetivo
ni cama al final del trayecto.
Ni mapas, ni rutas, ni guías,
señales, ni direcciones prohibidas.

Y aún no sé ni cómo pero soy feliz.
Aún no sé ni cómo pero soy feliz.
Aún no sé ni cómo pero...

Busqué un camino para andar,
con el tiempo aprendes donde hay que girar.
La memoria es todo lo que queda atrás,
toca caminar "alante" y no volver.

Y aún no sé ni cómo pero soy feliz.
Aún no sé ni cómo pero soy feliz.
Aún no sé ni cómo pero...

Busco la manera de seguir así.

La dulce aceleración

No hay que forzar las cosas.
No hay que forzar las cosas, todo fluirá.
No hay que forzar mucho las cosas, todo fluirá.

Se han acelerado los días,
multiplicado las caras,
paso poco por casa
y casi ni recuerdo como huele el árbol del limón.

Y entonces suena la mañana
con la voz que altera el pulso,
danzan juntas, van las horas, es la...

La dulce aceleración, la dulce aceleración,
dulce aceleración de las cosas.
La dulce aceleración, dulce aceleración,
la dulce aceleración de los días.

No hay que pensar las cosas.
No hay que pensar las cosas, toca más hacer.
No hay que pensar mucho las cosas, toca más hacer.

Las noches duran un día,
algunos días no los veo,
otros me lío y no paro,
hago lo que me da la gana.
Y enterrar a los fantasmas,
reírse de la vida falsa.
¡Tú eres mejor que las pantallas! Es la...

La dulce aceleración, la dulce aceleración,
dulce aceleración de las cosas.
La dulce aceleración, dulce aceleración,
la dulce aceleración de los días.

La dulce aceleración. La dulce aceleración.
La dulce aceleración de las cosas.

Dos años

Y me quedé sin ver el sur.
Y me quedé sin ver el sur.
Y me quedé sin ver tu sur.
Sin ti, sin mí, los dos, aún los dos.

No sé si aún algo me querrás,
los meses pasan páginas.
No sé si aún vas a volver a querer,
si es así, espero que te vaya bien.

Dos años van dejando huellas,
y aunque ya nada huela a tí,
en la montaña aún te huelo
y te saco a pasear...
Sin ti, sin mí, los dos, aún los dos.

Y me quedé sin ver el sur.
Y me quedé sin ver el sur.
Y me quedé sin ver tu sur.

Sin ti, sin mí, los dos, aún los dos.

Dos años van dejando huellas,
y aunque ya nada huela a tí,
en la montaña aún te huelo
y te saco a pasear...
Sin ti, sin mí, los dos, aún los dos.

Promesas que cumplir

Todo lo que quiero tiene el color de tu piel,
y hasta la luna hoy tiene el color de tu piel,
no recuerdo más que el color de tu piel.

Prometo serte fiel,
prometo engordar,
prometo hacerle un poco más de caso al reloj.

Promesas, promesas, promesas son,
promesas que cumplir.
Promesas, promesas, promesas son,
promesas que cumplir.

Todo lo que quiero tiene el color de tu piel,
y hasta la tarde hoy tiene el color de tu piel,
mi guitarra, mi casa, mi coche son del color de tu piel.

Y prometo no caer,
prometo acostarme antes que salga el sol.

Promesas, promesas, promesas son,
promesas que cumplir.
Promesas, promesas, promesas son,
promesas que cumplir.

Antes que salga el sol,
que también tiene el color,
el color de tu amor, de tu amor de tu piel,
de tu piel de tu amor, de tu amor de tu piel.

Las letras

Mil y una películas,
y no consigo aprender nada.
Lo último brillante que te dije
lo escribí sentado al fuego.
Hoy el fuego en los termómetros está
y aún no te he invitado a cenar.

Aprendiendo en mil derrotas,
mal aprende el tímido,
cobarde anclado en mil argumentos.
Aprendiendo en mil derrotas,
mal aprende el tímido,
cobarde anclado en mil películas.

Hoy lo que arden son mis ganas,
hielo y me tiro a tu deriva,
timón anclado en tu abordaje.

Naufragando en mil intentos,
y en los mil por culpa tuya,
tuya y de tu manía
de ser extremadamente perfecta.

Aprendiendo en mil derrotas,
mal aprende el tímido,
cobarde anclado en mil argumentos.
Aprendiendo en mil derrotas,
mal aprende el tímido,
cobarde anclado en mil películas.

Aprendiendo en mil intentos,
y en los mil por culpa tuya,
tuya y de tu manía
de ser extremadamente perfecta.

¿Nos quedamos a ver las letras?

La madre de lejos

No te preocupes si no llamo mucho,
no sufras si no hay temas cómodos que hablar.
Ya has conseguido mucho,
y ahora tengo quien me cuida.

Sálvame, dame más fuerzas,
líbrame, de todo el mal,
y hazme ver, quiero hacer tu voluntad.
Oh, tu voluntad.

Vigila desde lejos como presa en mira,
ten firme el pulso, ten firme el pulso,
por si un día el freno de tu brazo salva,
por si un día el freno de tu brazo salva,
y piensa que ya tengo quien me cuida.

Sálvame, dame más fuerzas,
líbrame, de todo el mal,
y hazme ver, quiero hacer tu voluntad.

 

Videoclips

Antorchas por las plazas